¿Cómo está cambiando la industria del esquí en 2022?

cambiando_industria_esqui_2022

Tras unos convulsos años marcados por la pandemia, ha llegado el momento de hacer algunas reflexiones y sacar conclusiones sobre cómo está evolucionando la industria del esquí de cara a lo que queda de 2022, y, sobre todo, para el año 2023.

El Covid19 nos ha enseñado a prevenir, a saber enfrentar la posibilidad de que en cualquier momento pueden llegar situaciones en las que nuestra vida corriente se pare, y esto se ha reflejado en muchos ámbitos, incluido, por supuesto en el del deporte, y en concreto en el del deporte de invierno.

El año 2020 supuso la obligación de cerrar algunas de las pistas de esquí más famosas y transitadas de Estados Unidos. También la cancelación de algunos pases que habían sido adquiridos con margen de tiempo, o bien la creación de nuevas ofertas para el siguiente año en caso de no poder devolver los tickets previamente comprados.

Así mismo dio pie a otras reflexiones más importantes, como la concienciación sobre el daño que el ser humano está haciendo en el planeta,  y que está trayendo el cambio climático que afecta en todos los ámbitos, pero en el de las temperaturas necesarias para esquiar de forma todavía más directa.

En definitiva, es momento después de estos dos años de sacar conclusiones sobre cómo está evolucionando el mundo del esquí, y que podemos tener en cuenta de cara a las próximas temporadas de invierno. Vamos a ver cuáles son los aspectos en los que los expertos en esquí, y en finanzas entorno a la inversión en este deporte, más se están fijando:

La concienciación sobre la era COVID y sus consecuencias en las lesiones de esquí

Hasta antes del año 2020, cuando una persona adquiría alguno de los pases más comunes para poder ir a esquiar, como son el Epic Pass o el Ikon Pass, lo compraba con todas sus consecuencias. Esto quiere decir que, de forma generalizada, el dinero no se devolvía cuando una persona tenía que dejar de usarlo abruptamente por alguna consecuencia de sus días de vacaciones.

La era COVID, y la realidad de tener que devolver miles de pases previamente adquiridos, hizo que las grandes compañías relacionadas con el esquí tuviesen que cambiar su manera de actuar. De cara a la siguiente temporada, que ya fue la del finales del 2020 y principios del 2021, tuvieron que ofrecer la posibilidad de que una persona cancelase su pase por haberse contagiado del COVID.

Esto abrió la puerta definitiva a otras posibilidades de cancelación, y por tanto, a una nueva concienciación sobre las lesiones de esquí. Si sois grandes aficionados a este deporte, es posible que alguna vez hayáis vivido la nefasta experiencia de torceros un tobillo o romperos un hueso y tener que cancelar vuestras vacaciones.

Pues bien, de ahora en adelante, y debido precisamente a la premisa que dio el Covid, es posible tener seguros que certifiquen la devolución del dinero de un pase de esquí también si sucede algún accidente.

El cambio climático y la sostenibilidad

Otro asunto sobre el que cada vez se tiene que reflexionar más, también desde el lado de las empresas dedicadas al deporte del esquí, es el cambio climático y la sostenibilidad.

Esto es un tema cada vez más en auge, especialmente después de algunas temporadas en las que la subida de temperatura generalizada en el planeta ha hecho que los lugares con nieve de calidad de forma histórica, de repente hayan tenido temporadas muy malas.

Por ello, las empresas han empezado a comercializar conceptos en relación con el cuidado del planeta, con el fin de poder disfrutar de grandes nevadas como antaño: la creación de productos sostenibles, por ejemplo, la eliminación de algunos transportes dentro de las pistas de esquí que podían ser contaminantes, y el reciclaje de muchos productos, como los propios esquís o la ropa, son solo algunas de las cosas que vamos a ver en los próximos años. Esto, de hecho, formará parte importante de la evolución del aspecto financiero de las empresas de esquí.

La democratización del esquí y del tipo de pistas para todo el año

Tradicionalmente se ha relacionado mucho el mundo del esquí con las familias de ingresos altos. Esto es porque practicar el deporte no es, desde luego, nada económico: pagar los pases, los resorts, los forfait, el alquiler de esquís y la ropa específica para ello son varios de los gastos a los que hay que hacer frente.

Es por esto que recientemente se ha estado hablando mucho en el mercado de Estados Unidos de las pistas cerradas para poder practicar esquí de forma menos profesional. Mientras que en Europa, y en concreto en España, ya existen algunos de estos sitios, en Estados Unidos el primero fue abierto en 2019.

Este tipo de lugar para esquiar no va a ser capaz de sustituir a los impactantes paisajes de las montañas. Pero si va a dar la oportunidad a personas que quieran divertirse probando a esquiar, aunque no tengan el equipo ni la ropa adecuados para hacerlo.

La preparación para otros eventos naturales, como las avalanchas

Las personas que practican esquí suelen ser verdaderas forofas del asunto, y es por ello que año tras año repiten en sus vacaciones de invierno para poder dedicarse a esquiar. Cuando la pandemia obligó a cerrar la gran mayoría de pistas del mundo, y en concreto en Estados Unidos, muchos de los aficionados no eran capaces de renunciar al placer de esquiar y decidieron hacerlo fuera de pista, por su cuenta.

Esto, y el hecho de que los caminos estuviesen muy cubiertos de nieve precisamente porque no eran utilizados por el confinamiento, hizo que en el 2020 hubiese algunos accidentes con avalanchas, ocasionando incluso muertes. A la vuelta a las pistas y la realidad, también llegó el nuevo factor de preocuparse por la concienciación y el conocimiento de todo lo que hay que hacer cuando uno está haciendo esquí de travesía, en lugares que no están medidos ni regulados por una pista de esquí.

La tecnología también llega a la industria del esquí

Por último, y como os contábamos en anteriores post del blog, también el mundo del esquí se ha visto convencido por los avances de la tecnología. Esto va a formar una parte esencial del futuro de este deporte, y ya podemos ver algunos avances en las apps para aprender y practicar esquí de forma online, sin necesidad de un entrenador físico.

Igualmente los materiales para hacer esquí van a ser cada vez más inteligentes, y este es uno de los nichos del mercado que más van a evolucionar de cara a las próximas temporadas.

Es importante saber un poco sobre todo esto, porque en el caso de que, por ejemplo, hayáis invertido en un inmueble en una zona de esquí, los nuevos avances que lleguen con el mundo del esquí, os van a ser enormemente útiles para seguir teniendo una buena rentabilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.