Comprando una estación de esquí con dinero robado. El fraude de Jay Peak.

Este es el segundo artículo de nuestra serie sobre el fraude de Jay Peak Resort. Puedes leer la anterior parte en: Parte I – Una estación de esquí y la codicia. Un fraude de 350 millones de dólares.

Quirós recurrió a su yerno, Joel Burstein, que trabajaba en la firma de brokerage Raymond James & Associates en Miami, para averiguar cómo comprar Jay Peak en el año 2008. El coste de comprar Jay Peak subiría hasta los casi 26 millones de dólares, y el problema era que el patrimonio de Ariel Quirós era de unos 4 millones de dólares, compuesto principalmente por su casa cerca de la playa, según informaría el mismo al año siguiente.

“Había una percepción de Quirós de que era muy rico”, dijo Michael Pieciak, quien, en nombre del estado de Vermont, quién investigó con posterioridad el esquema que se desarrollaría, “y creo que esa percepción persistió durante todo el fraude.”

Burstein se había casado con la hija de Quirós apenas dos años antes y estaba ansioso por impresionar a su suegro. El joven bróker intentó primero convencer al Banco Raymond James (un socio de la empresa donde trabajaba) de que financiara la compra con un préstamo. Pero estos se negaron en rotundo.

Pero Burstein era un hombre persistente y volvió a intentarlo, esta vez explicando que la estación de esquí tenía dinero en efectivo en el banco dispuesto para ir realizando inversiones (20 millones de dólares) que podrían ser usados como garantía para el préstamos. Pero el banco, que no veía clara una operación con tanto riesgo como esta, se volvió a negar.

Sin embargo, Burstein aseguró a los vendedores canadienses que el banco Raymond James había aceptado la operación y financiaría la compra de Jay Peak.

A su vez, Quiros convenció a Stenger (el director de la estación) y a la familia canadiense dueña del resort para que transfirieran los 20 millones de dólares en efectivo reservados para invertir en la estación al banco Raymond James & Associates cinco días antes de que se firmara oficialmente la operación. Este dinero, les dijo Quirós, aún estando depositado en este banco estaría disponible y bajo el control de la familia canadiense hasta que la compraventa fuera oficial.

Pero eso no fue lo que ocurrió, sino exactamente lo contrario. El dinero se utilizó para pagar a los propios dueños de Jay Peak.

Un descenso perfecto

Quirós transfirió los fondos a través de una serie de cuentas suyas en Florida para tener el control sobre él y después pago con esos fondos a la familia canadiense por la venta de Jay Peak. Al ser interrogado sobre la transacción, Quirós afirmaría más tarde que tenía derecho a utilizar el dinero de los inversores para este fin: “Utilicé su propio dinero para comprar Jay Peak”, dijo a la Comisión de Valores y Bolsa. “Si piensan en lo que hice y cómo lo hice, dirán, Quiros, eres un genio”.

Con el control sobre Jay Peak, Quiros construyó su equipo: Stenger sería el director de la estación, siendo además el intermediario con los funcionarios del gobierno y recaudando millones de los inversores. Desde Florida, Quirós el nuevo dueño, raramente viajaba a Jay Peak. Por su parte el yerno, Burstein gestionaba las transferencias también desde Florida.

Además Quirós exigió a Burstein que no hablara con Stenger sobre las cuentas del banco Raymond James:

 “En todo lo relativo a las cuentas (en el banco Raymond James) comunícamelo a mí y yo hablaré con a Bill Stenger” escribió Quirós en un correo electrónico.

Quirós también se apoyó en Bill Kelly, un viejo compañero de navegación que había participado en muchos de los negocios de Quirós a lo largo de los años. Bill Kelly se convertiría en jefe de operaciones de la estación y crearía una empresa a petición de Quiros para supervisar parte de las nuevas construccones que se iban a llevar a cabo.

Ahora Quirós tenía la estación de esquí , el dinero de los inversores, y un agujero en la cuenta bancaria de la estación que necesitaba llenar.

Enhorabuena! Has llegado al final de la Parte II de nuestra serie sobre el fraude de Jay Peak Resort, si quieres estar al día de las próximas publicaciones puedes seguirnos en FacebookTwitter Instagram o suscríbete a nuestra newsletter mensual.