La industria del outdoor sigue creciendo en 2022

tendencias_outdoor

El año 2021 ha confirmado los cambios que introdujo la pandemia con respecto a las actividades al aire libre

Para muchas personas de todo el mundo, si ha habido un aspecto positivo de la pandemia que poco a poco vamos dejando atrás, ese fue redescubrir el amor por los deportes al aire libre.

Los datos de empresas como Strava o Suunto, han mostrado como los crecimientos del número de participantes de deportes outdoor en todo el mundo no ha parado de crecer. Si en 2020 veíamos un total de 1.100 millones de actividades en la plataforma deportiva líder, Strava, lo que significaba un crecimiento superior al 33% en comparación con el año 2019, en el Informe Deportivo del Año 2021, las cifras alcanzaban los 1.800 millones de actividades. Suunto por su parte, informaba de un aumento de más del 40% en las actividades de montaña, con el segmento de senderismo como punta de lanza.

Una tendencia que sigue acelerando

A medida que aumentaba la popularidad de todo tipo de actividades al aire libre, desde el senderismo hasta el ciclismo, también lo hacía la necesidad de ropa y equipamiento para realizarlas. Aunque la industria del equipamiento para actividades al aire libre tuvo que sortear los turbulentos momentos de la pandemia, el aumento del interés y las aperturas de las restricciones al deporte se tradujo en un gran ejercicio 2021 para casi todas las empresas que venden material específico.

El aumento de la demanda debido a la pandemia ha hecho a muchas empresas del sector salir a la superficie mucho más rápido que a empresas de otros sectores. Las marcas no solo se han podido beneficiar de los deportistas que se introducían por primera vez en las actividades outdoor, sino también de aquellos intermedios y avanzados dispuestos a gastar más por un equipo de mayor calidad en unos momentos donde su hobby por el deporte en la naturaleza ha subido muchas posiciones en la escala de prioridades. Asimismo, las familias que nunca habían participado en actividades al aire libre, o que no lo habían hecho en varios años, se han equipado de forma intensa, preparándose para una nueva forma de ocio, durante y tras la pandemia.

Todas las categorías, especialmente las de acampada y senderismo, siguen creciendo a medida que la gente adopta las actividades al aire libre como una parte fundamental de sus planes. No solo durante las vacaciones de verano con el senderismo o de invierno con el esquí.

Aunque el running suele considerarse como una categoría parte de las actividades puramente outdoor, creemos que tiene mucho que ver con la tendencia general de actividades al aire libre mientras más corredores salen de las pistas y el asfalto para dar sus primeros pasos por senderos, caminos y montañas. Una tendencia que hemos visto crecer enormemente en los últimos años con el auge del Trail Running. Asimismo durante este pasado año 2021, el running siguió cobrando fuerza tanto durante las restricciones, por su simplicidad y conveniencia, como con la llegada del verano.  Aunque una buena parte de los nuevos corredores proceden de un entorno de gimnasio, probablemente tras el paso de la pandemia, muchos de ellos verán el running como una oportunidad social y que la vuelta de las carreras populares de forma progresiva durante este año 2022, marcará el inicio de otra oleada de este deporte de masas.

El nuevo deporte rey: el ciclismo

El sector del ciclismo ocasional se disparó con el inicio de la pandemia, las ventas de bicicletas tan solo en el mes de abril de 2020 aumentaron un 75% en comparación con el año anterior, superando la marca de los mil millones de dólares únicamente en los EEUU. Los datos de Suunto respaldan esta afirmación, destacando un aumento del 40.9% en la actividad ciclista entre sus usuarios durante el pasado año. En 2020 y en 2021, hemos visto como esta tendencia no ha hecho más que acelerar, donde muchos deportistas noveles y procedentes de otras actividades como el running, han dado el paso de convertirse en ciclistas.

Buenas perspectivas de cara al futuro

Actualmente, y pese a que la mayor parte del cuello de botella de la cadena de suministro global ha comenzado a destensarse, la mayoría de las bicicletas y muchos de sus componentes son difíciles de encontrar, ya que las existencias se agotaron el verano pasado y las cadenas de suministro mundiales siguen afectadas. Esta tendencia continua en 2022, con la llegada limitada de bicicletas y la presión de una gran demanda en la mayoría de las categorías.

En general, el sector de las actividades al aire libre no parece demasiado preocupado por el retorno a los hábitos de viaje y ocio de antes de la pandemia. En todo caso, la adopción de nuevas categorías en el último año ha animado a muchos a considerar cómo pueden incorporar los deportes y actividades outdoor en sus futuros planes diarios, de fin de semana y de vacaciones. Probablemente no todos, pero un buen porcentaje de consumidores que han probado nuevas actividades al aire libre mantendrán o aumentaran su consumo en esas actividades cuando las cosas vuelvan a la total normalidad. El efecto final de la pandemia, las restricciones y las limitaciones de viajes por el covid y otros sucesos, como la guerra en Ucrania, creemos que será positivo a largo plazo en el sector outdoor.