La venta de Clif Bar

venta_clif_bar

¿Alguna vez habéis oído hablar de Clif Bar? Seguramente si sois aficionados al deporte os suena, porque más de una vez habréis necesitado una de sus famosas barritas energéticas para hacer frente a alguna ruta, carrera o camino en bicicleta.

Y es que esta marca de comida y bebida energética, fundada en el año 1990 por Gary Erickson, es una de las más populares en los Estados Unidos, aunque también en otros muchos países. La calidad de sus productos, su utilidad energética para hacer frente a grandes esfuerzos a la hora de realizar deportes, y otros puntos positivos de su filosofía como empresa, son el motivo por el cuál sus resultados económicos siempre han sido tan buenos.

Y precisamente por esto, hacía años que había otras grandes empresas que estaban detrás de la venta de Clif Bar, sin conseguirlo. De hecho, en el año 2000 la gran empresa Quaker Oats le propuso una oferta de nada más y nada menos que 120 millones de dólares, y Clif Bar decidió rechazarla.

No obstante algo mejor le esperaba, y ha sido en este año 2022 cuando al fin Clif Bar ha decidido aceptar una oferta. Se trata de la que le ha hecho Mondelez Internacional, y ha sido por la increíble cantidad de 2900 millones de dólares. ¡Vamos a contarte más sobre ambas empresas y esta transacción que ha supuesto el tema de conversación de las últimas semanas!

Esta es la historia tras la marca de Clif Bar Company que hoy está en boca de todos

La venta de Clif Bar por esa asombrosa cantidad de dinero, ha supuesto que muchas personas se pregunten por qué había tanto interés en adquirir este proyecto por parte de grandes empresas como Mondelez Internacional.

Y es que algunas personas saben que, efectivamente, es una marca que se puede encontrar en muchos lugares, sobre todo en tiendas deportivas, pero poco más sobre por qué es tan interesante económicamente.

Si nos asomamos a su historia, veremos cómo Gary Erickson, el fundador, decidió crearla después de haber hecho una caminata en bicicleta de 175 millas, que son algo más de 250 kilómetros. Una cantidad tan enorme de kilómetros y de ejercicio y esfuerzo físico realizado necesitaba de un plus de energía, y cuando Erickson trató de lograrla a través de algunas barras energéticas que había comprado, se sintió profundamente decepcionado, porque no le sirvieron de mucho.

Esto le llevó a pensar en crear él sus propias barritas energéticas, y empezó trabajando con su madre en la cocina, haciendo algunas de doble chocolate, de albaricoque o de avena, que son sus sabores más clásicos. El nombre de la compañía surgió en honor a su padre, que se llamaba Clifford. Tras ponerlas en venta en las tiendas de bicicletas de su ciudad, las ventas se dispararon y en apenas cinco años se había convertido en uno de los proyectos más prometedores de todo el país.

¿Y qué virtudes hacen que sea una adquisición tan interesante?

Es, lógicamente, una buena señal de una marca que en sus primeros años de vida coseche tantos éxitos como sucedió con Clif Bar. La idea era buena, la calidad era buena y el mercado de barritas energéticas no estaba tan extendido como en nuestros días, por lo que todo empezó a ir bien y su crecimiento económico fue siempre exponencial.

Así pues, son evidentes los motivos que llevan a una gran empresa como Mondelez Internacional a querer adquirir un proyecto como el de Clif Bar. Su crecimiento continuado, así como sus ganas de extenderse a otros mercados importantes como son el de Canadá, hace que sea el momento justo para llevar a cabo esta transacción y que sea una buena idea para todos. Por otro lado, Clif Bar está comprometido desde hace ya muchos años con un plan de sostenibilidad y de cuidado de nuestra planeta que encaja en las nuevas líneas de actuación de Mondelez Internacional. Hace unos años esta gran empresa fue cuestionada por su forma de actuar en la Costa de Marfil , a la hora de promover la deforestación de ciertas partes del país para el cultivo de chocolate. Pero hoy en día están comprometidos con mejorar, ayudar contribuyendo al cuidado del planeta y seguir esta línea de actuación durante los años próximos.

Datos sobre Mondelez Internacional, la empresa que ha conseguido la venta de Clif Bar

Debido al rechazo que ha sentido siempre Clif Bar por ser vendida a otras grandes compañías, a muchas personas les ha extrañado que finalmente hayan conseguido convencerles para formar parte de una multinacional como es Mondelez Internacional.

Pero… ¿Sabéis quien es Mondelez Internacional y por qué es tan interesante para Clif Bar? Resulta que es uno de los conglomerados de empresas más importantes del mundo, de origen mexicano-estadounidense. Actualmente son dueños de marcas que seguramente os resulten muy familiares: Oreo, Chips Ahoy, Toblerone, Milka, Cadbury Dairy Milk o TUC, entre otras muchas. Y también en el ámbito de los chicles y las chucherías, están las marcas de Trident, Halls o Chiclets, entre otras.

La gran expansión de Mondelez Internacional empezó cuando adquirió en el año 2012 una de las partes de Kraft Foods, quedándose Mondelez la parte correspondiente de las marcas de snacks. Ahora, consciente de la importancia que está tomando en los hábitos de consumo de gran parte de la sociedad el cuidado del cuerpo, y la realización de deporte, ha decidido añadir Clif Bar para combinar la conexión a través de la producción de chocolate, con esa nueva tendencia por la vida sana.

¿Va a afectar este cambio a los clientes y asiduos de los productos de Clif Bar?

Quizás muchas personas estén expectantes por saber si la venta de Clif Bar y su consiguiente adhesión a los productos de Mondelez Internacional va a afectar en algo en sus precios o distribución. Pero la realidad es que no, ni los clientes ni las personas que trabajan para esta marca van a ver ningún tipo de cambio en su rutina de los próximos días y meses. Los lugares de venta de los productos de Clif Bar van a seguir exactamente con las mismas condiciones que antes de producirse la venta, y además Mondelez Internacional solamente va a ser el gran socio de sus acciones, por lo que parte del equipo directivo de Clif Bar tampoco sufrirá ningún cambio.

Donde sí se van a experimentar cambios, probablemente durante el próximo año, es en la posibilidad de que aparezca la venta de productos Clif Bar en lugares donde antes no existía. Toda esta operación económica tiene como finalidad expandir el mercado de esta marca de barritas energéticas, y con toda probabilidad las personas que viven en otros lugares, como Canadá, podrán disfrutar de algunas de las mejores chocolatinas que son óptimas para practicar deporte y tener la suficiente energía para lograr objetivos. Estaremos atentos para saber cuándo se produce esta expansión, y por supuesto, os informaremos de ello.

¡Muchas gracias por leernos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.