Las estaciones de esquí frente al cambio climático ¿es la nieve artificial la respuesta?

estacion esquí artiga partners

En la edad de oro del esquí durante las décadas de 1960 y 1970, la nieve era confiable en el extremo este de los Alpes, concretamente en los Alpes austríacos. Pero desde la década de 2000, es impredecible. El invierno se retira de las montañas.

El cambio climático ya ha hecho cerrar sus puertas y tornos a decenas de estaciones de esquí situadas a bajas altitudes.

Las preocupaciones sobre las temporadas invernales y de esquí resuenan a través del corazón de los Alpes en Austria y Suiza como una trompeta lúgubre. Los inviernos son de 10 a 30 días más cortos que durante la década de 1960. Para el 2100, casi no habrá nieve por debajo de los 1200 metros, una elevación promedio para los pueblos y valles para los que el esquí es su principal activo. El manto de nieve general en los Alpes disminuirá en un 70 por ciento, según estudios climáticos recientes.

Preservar el turismo y los deportes de invierno en los Alpes más allá de 2100 requiere no solo no superar los 2ºC en la temperatura media, sino el objetivo más ambicioso del Acuerdo de París, y muchos dicen, extremadamente improbable, de 1,5ºC. Incluso si esto se pudiera lograr, se espera que los inviernos en los Alpes sean cada vez más cortos hasta estabilizarse hacia finales de siglo en un clima medio más cálido y con menos superficies de nieve y glaciares.

Con el futuro de la industria del esquí y del turismo de invierno en juego, un equipo de científicos internacionales, parcialmente financiado por la Unión Europea, lanzó el nuevo proyecto de investigación ProSnow. Su objetivo es hacer que las áreas de esquí de los Alpes sean más resistentes a los cambios del clima al predecir con mayor exactitud las nevadas y las temperaturas durante la temporada de nieve.

La nieve artificial

La triste verdad para muchas ciudades y áreas de esquí por debajo de los 1.000 metros es que en las próximas décadas la mayor parte de su magia blanca vendrá a través de las boquillas de las máquinas de fabricación de nieve artificial. Las estaciones de esquí de todo el mundo ya han instalado kilómetros de tuberías, depósitos y bombas para poder producir su propia nieve.

Básicamente, las estaciones de esquí se han convertido en la “agricultura de la nieve”. Antes de que comience la temporada, utilizan los cañones de nieve para hacer grandes montones de nieve en puntos estratégicos de las estaciones, después, las máquinas pisan y alisan las superficies de las pistas.

Organizaciones ecologistas han criticado enormemente esta fabricación debido a su alto consumo de energía y a la alteración de ecosistemas como la tundra y los arroyos de montaña. También, algunos valles de montaña orientados hacia la sostenibilidad lo han rechazado a favor de un turismo basado en otras actividades no invasivas, como el trekking, el MTB o el rafting.

Gestionar la incertidumbre

Hay matices regionales en los impactos del calentamiento global, y para algunas comunidades de los Alpes, con acceso a energía renovable y pistas de esquí de gran altura, la fabricación de nieve podría ser una opción provisional para mantener vivo el esquí.

Los inviernos austriacos se han acortado de 10 a 20 días desde la década de 1950, y la profundidad máxima de la nieve ha disminuido en todas las elevaciones y casi todas las regiones del país montañoso. Pero por encima de los 1.500 metros, los inviernos pueden permanecer lo suficientemente fríos como para mantener la capa de nieve durante al menos algunas décadas más, especialmente si el cambio climático no supera los 2ºC.

La incertidumbre, paradójicamente, es también la razón por la que los defensores dicen que la producción de nieve intensiva en energía es una parte tan indispensable de la industria del esquí y el turismo de invierno, al menos en el futuro previsible. La fabricación de nieve es una de las principales opciones para lidiar con la variabilidad. El proyecto ProSnow como otras medidas técnicas, buscan optimizar la producción de nieve al brindar a las estaciones de esquí información específica sobre cuándo fabricar nieve artificial, y cuando aprovechar la nieve natural.

La pregunta es, ¿hasta qué punto la fabricación de nieve y otras medidas similares pueden contrarrestar los cambios de fondo?