La nieve y su impacto en la economía

nieve e impacto económico

La mayoría de nosotros reconoce una grave sequía cuanto ve una: Lagos y ríos retroceden de sus líneas de agua normales, las cosechas se marchitan en los campos, y los prados se vuelven marrones. Normalmente pensamos en estas sequías como desencadenadas por una falta de lluvia, pero los científicos también rastrean las sequías de otras formas, con la nieve.

“Las formas normales de medir las sequías son a través de la precipitación, humedad de la tierra y escorrentías,” dice Laurie S. Huning, una ingeniero medioambiental de la Universidad de California. Su trabajo más reciente añade otra dimensión a esto observando el agua almacenada en la nieve acumulada.

Huning es la coautora de un estudio en los Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias, que desarrolló un nuevo marco para calificar “sequías de nieve.” Esto puede ocurrir cuando hay una nieve acumulada anormalmente baja, lo que puede ser desencadenado por bajas precipitaciones, temperaturas cálidas o ambas. Su investigación es oportuna. Este invierno, los estados del oeste de EEUU han recibido solo de un 25% a un 50% de la media histórica de la cantidad de agua recogida en la nieve acumulada- la métrica clave para determinar una sequía de nieve.

Y esto puede tener un gran impacto. El contenido de agua de una acumulación de nieve puede cambiar la cantidad y el momento en que ocurran las escorrentías, y eso tiene implicaciones para la vida salvaje, ecosistemas, recursos hídricos, control de inundaciones, hidroelectricidad y atenuación de sequías.

Impacto económico

Las sequías de nieve también pueden tener efectos a largo plazo en la agricultura y las economías locales. El Valle Central de California, el corazón de la industria agrícola, depende de la nieve derretida de Sierra Nevada. California sufrió pérdidas de 2.7 billones (americanos) de dólares en el sector tras bajas precipitaciones y temperaturas cálidas durante los años 2014-2015.

frozen lands

Las sequías pueden hacer que las condiciones se agraven en las regiones ya estresadas por conflictos y escasez de recursos. Una sequía de nieve en Afghanistan en 2017-2018 desencadenó pérdidas de cosechas y ganado que dejó a 10 millones de personas en inseguridad alimentaria. El concepto de una “sequía de nieve” ha estado presente durante varios años, y ha sido estudiada en varias localidades clave, pero hasta ahora los científicos y administradores de recursos hídricos carecían de un método universal para evaluarlos. El estudio aspira a resolver esto. Huning y AghaKouchak han desarrollado un índice estandarizado en un esfuerzo para distinguir mejor y comparar la duración e intensidad de las sequías de nieve por todo el mundo.

Los resultados ya revelan algunos motivos de preocupación. Analizando los datos desde 1980 hasta 2018, los investigadores encontraron unas pocas  zonas calientes donde las sequías de nieve fueron más largas y más intensas durante el siglo XXI. El área más notable fue el oeste de Estados Unidos, que sufrió un 28% de aumento en la duración de los períodos de sequía de nieve. El este de Rusia y Europa también sufrió aumentos, aunque menos graves. Y por otra parte, algunas áreas sufrieron un descenso en la duración de la sequía de nieve incluyendo el Hindu Kush, Asia Central, el gran Himalaya, los Andes extratropical y Patagonia.

Tendencias de nieve

“Es importante recordar que las acumulaciones de nieve no solo varían sino que el impacto que tienen difiere a lo largo de todo el mundo”, dice Huning.

Huning espera que el marco desarrollado para el estudio pueda ayudar a los administradores de recursos hídricos a entender mejor la cantidad y momento de deshielo, y a integrar esto con sistemas de monitorización de sequías para recrear una mejor resiliencia y gestión de recursos.

Cambios relativos en las características de las sequías de nieve en todo el mundo desde 1980 hasta 2018. Laurie S. Huning y Amir AghaKouchak

“Sabemos que la acumulación de nieve es altamente variable,” dice ella. “Un desarrollo más amplio de este marco puede mejorar nuestra monitorización cercana al tiempo real de la sequía”

El estudio no profundizó en las características de por qué las sequías pueden llegar a ser más graves en ciertos lugares, pero otros estudios han encontrado que el cambio climático está jugando, y jugará, un papel en reducir la acumulación de nieve en algunas áreas- incluyendo el oeste de Estados Unidos. Otro estudio de científicos climáticos de UCLA publicado el 10 de Agosto encontró que en California las temperaturas cálidas causarán más lluvias y menos nieve durante el invierno en las próximas décadas. Esto probablemente incrementará los riesgos de inundaciones y reducirá la acumulación de nieve que normalmente se derrite lentamente durante los meses de primavera.

Un mejor entendimiento de cómo medir y rastrear las sequías puede dar a los administradores de recursos hídricos otra herramienta para ayudar a planear ante sequías similares  y a manejar  mejor este recurso cambiante.

“La nieve es un recurso natural y, dadas las cálidas temperaturas que algunas partes del mundo sufrirán, la cantidad de nieve está cambiando,” dice Haning. “ Necesitamos reconocer que hay muchas formas distintas en que el medioambiente y los humanos se verán afectados”.

Tara Lohan – The Revelator