Ski coaching apps. La nueva forma de aprender a esquiar

ski_coaching_apps

La tecnología nos acompaña cada vez más en todos los ámbitos de nuestra vida y sus avances van formando parte de vivir. La vida laboral, la personal, la que tiene que ver con el ocio y, en concreto, con hacer deporte, están completamente impregnadas por los avances tecnológicos, y hoy vamos a hablar en profundidad sobre ello.

¿Alguna vez habéis oído hablar sobre las ski coaching apps? Se trata, hablando de forma generalizada, de una determinada app o aplicación para el teléfono móvil que mide los movimientos que realizamos cuando estamos practicando esquí con el fin de intentar ayudarnos a mejorar. Aunque son aplicaciones pensadas específicamente para los profesionales, cualquiera que esquíe y quiera mejorar su técnica para ir elevándose en el recorrido de diferentes pistas, puede utilizarlas.

Y aunque a priori pueda parecer que esta es una forma un poco injusta de quitarle el trabajo a los profesores de esquí, que suelen trabajar por temporadas dando clases tanto colectivas como individuales, lo cierto es que muchas de estas aplicaciones solamente plantean que los profesores se conviertan en algo así como un coach digital que pueda llevar a cabo su trabajo sin ni si quiera tener que estar de forma física junto al posible alumno.

Estamos ante un nuevo negocio en el que muchas empresas están trabajando, muchas personas están muy interesadas en invertir y que puede convertirse en una auténtica revolución para los amantes del esquí. ¡Vamos a contaros todos los detalles!

Formas de servicio para aprender a esquiar que se pueden solicitar

Antes de dar por sentado que lo que se está ofreciendo es que una máquina sea la que os enseñe las mejores técnicas para esquiar de forma correcta y cada vez más ágil, debéis saber un poco más sobre el tema.

Existen ya algunas aplicaciones, las cuáles vamos a mencionar más adelante, que funcionan exactamente así: los esquís tienen algo conectado a ellos que lleva información al teléfono inteligente sobre cómo se están moviendo los pies cuando estamos bajando por una pista. Después, dicha aplicación puede dar consejos para mejorar la técnica e incluso añadir algunos videos tutoriales con los temas que considere que más carencias tienen.

Pero esta no es la única forma, y también es posible, como os contábamos anteriormente, seguir empleando la parte humana aunque de forma muchísimo más práctica. Los usuarios que tengan un programa de estas características, simplemente podrán conectar a través de video con instructores profesionales de esquí. La aplicación grabará algunas imágenes desde la posición de los esquís y así los entrenadores tendrán un tiempo prudencial para poder sacar conclusiones sobre qué cosas hay que mejorar en la técnica.

También hay dudas con respecto a dónde debe estar situado el sensor en el usuario para que tanto la máquina como los entrenadores online puedan ver aspectos a mejorar. Mientras que ya se han hecho algunas pruebas con botas de esquí inteligentes, las cuáles están conectadas al móvil y le dan a este información sobre cómo está ejerciéndose presión sobre los esquís, también se plantea la posibilidad de que sean los esquís los que tengan el sensor inteligente.

Esto parece tener cierta lógica, ya que aunque son las botas donde se ejerce la presión de los pies, es el esquí el que finalmente se mueve y por tanto de donde se puede tener más nociones sobre cómo está actuando de bien o mal la persona que ha contratado los servicios online de la app de esquí.

Por desgracia, y aunque algunas aplicaciones son prometedoras, ha habido algunos problemas con los sensores en los esquís. El constante movimiento al que están sometidos hace que el teléfono móvil con la aplicación pertinente pueda perder fácilmente conexión y que, por tanto, los datos sean algo confusos.

¿Qué aplicaciones se han desarrollado hasta ahora?

Ya hay algunas ski coaching apps en el mercado actual. En los próximos años vamos a asistir a un verdadero auge de este tipo de tecnologías, y será cuando llegue lo más interesante para empresas e inversores. Pero mientras tanto, podemos hablar de cuáles son las características de estas aplicaciones para que os hagáis una idea de qué preferiríais en caso de usar alguna:

El sistema CARV es uno de los que más se está hablado en la actualidad, y es uno de los que forman parte del grupo de aplicaciones que simplemente reciben información de la máquina sobre cómo mejorar la técnica. Es decir, no tienen un entrenador real detrás que vea a través de un vídeo los movimientos.

Las personas que lo han probado aseguran que en solamente un par de horas de utilización, mejoraron algunas prácticas que llevaban haciendo mal un tiempo. El precio aproximado de esta aplicación es de unos 150 dólares para descargarla, y después unos 200 dólares para usarla de manera anual. Puede parecer poco económico, pero hay que tener en cuenta todo el sistema de cableado que conlleva para que la aplicación reciba información verídica sobre vuestro movimiento.

Por último, quizás os guste saber que se puede ir recibiendo información sobre la marcha, es decir, mientras estamos esquiando para mejorarlo en el momento, o bien grabarlo y poder verlo al final del día cuando ya hayamos dejado de practicar deporte.

Junto con esta innovadora aplicación, existe otra bastante similar que se llama SKEO, pensada para profesionales del ski y que tiene la capacidad de medir conceptos como la resistencia, el estilo o la calidad de los giros, entre otras cosas.

Para finalizar, existe otra aplicación en el mercado que no elimina el factor humano del aprendizaje de este apasionante deporte, y esta es GIVEGO. El teléfono conecta a los usuarios con auténticos profesionales del esquí, los cuáles van recibiendo vídeos en su teléfono móvil para analizar la técnica de los alumnos y poder mandarles feedback. En este caso la aplicación es gratuita al ser descargada, y son los propios profesores los que fijan un precio por cada sesión, que suele ser como mínimo unos 20 dólares la hora.

Como podéis ver, se está abriendo un nuevo nicho de mercado que se va a convertir en toda una explosión de oferta y demanda durante los próximos años. Los amantes del esquí estáis de enhorabuena, porque la diversidad de opciones a la hora de aprender y mejorar va a estar a la orden del día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.