Tecnología para reimaginar los mapas de montaña

reimaginando-mapas-montaña

La tecnología cada vez está más presente en las actividades de montaña, con smartphones, aplicaciones e información casi en tiempo real de las condiciones. Parecería que el mundo más clásico, ese de los mapas, del boca a boca, de leer la meteorología desde el terreno ha quedado atrás. Sin embargo, la innovación y creatividad consigue aportar nuevas soluciones a problemas clásicos. La tecnología, ese producto de la acción humana no solo busca resolver sino aportar valor individual y social.

Muchos de nosotros pensamos en tecnología como digitalización, información al instante e incluso inmediatez. Pero esta no es más que un medio para la persecución de inquietudes, sueños y pasiones. En las montañas hemos vivido una enorme transición tecnológica, desde las primeras herramientas utilizadas para escalar montañas desde las botas de clavos o cuerdas de cáñamo al actual material técnico ultraligero y duradero, pasando por la seguridad, el acceso o la orientación.

Es en este sentido donde queremos hacer un paréntesis y conocer un poco mejor algunas de las fórmulas que surgen en el mercado outdoor actual. Todos conocemos los dispositivos GPS, las aplicaciones de navegación o de posicionamiento y los relojes inteligentes. Pero ¿hay algo más? La respuesta es que sí.

Mapas analógicos para un mundo digital

Hemos lanzado algunas preguntas a M.UP! Mapas de tela, para tener una idea más profunda sobre los cambios que existen en el mundo de los mapas y como la tecnología juega un papel mucho más importante de lo que a priori podría parecer en la elaboración de un producto que tomando las ventajas de lo clásico (antifragilidad) sabe posicionarse a la vanguardia de la innovación.

P- ¿Estáis de acuerdo con que lo analógico es cosa del pasado?

R- Somos una empresa 100% tecnológica, muchas veces pensamos que la tecnología son solo pantallas u otros hardware. Si bien es cierto que nuestro producto, M.UP! Mapas de tela, hace referencia a algo más analógico que un GPS o un soporte digital.

P- ¿Cómo creéis que los mapas de tela pueden ayudar a los deportistas que realizan actividades en la montaña?

R- Apostamos por un soporte tecnológico como es nuestro tejido técnico, reciclado, reciclable e impreso con técnicas vanguardistas y mixtas. Disfrutar de la montaña es algo romántico, algo pasional que requiere que salgamos de los 5×7 centímetros de nuestra pantalla. Conocer el entorno, estar abierto a explorar otros caminos, refugios o picos es algo que nuestros mapas facilitan a los montañeros.

P- ¿Hay hueco para que ambos mundos coexistan o incluso se complementen?

R- Sin duda cuando buscamos rendimiento u otro tipo de funcionalidades existen otros productos que son óptimos, cómo sería un reloj que integre GPS o similares. Lo ideal, es complementar el uso de ambas tecnologías, guardando la batería para momentos importantes que así lo requieran, una foto con nuestro compañero de aventuras, una llamada de emergencia, enviar ese mensaje a los compañeros del trabajo…   Nuestro producto tiene un factor muy emocional, pero a al a vez muy funcional.

P- Sois una empresa fuertemente ligada a los pirineos ¿Qué significan estas montañas para vosotros?

R- Desde bien pequeños ambos socios hemos crecido aprendiendo a cuidar las montañas, con unos valores muy marcados por el movimiento scout. Tener un propósito más allá de facturar, nos ayuda a focalizar nuestras acciones, conocer otros apasionados de las montañas o sobre todo y lo más importante dejar el mundo un poquito mejor de cómo lo hemos encontrado.

Cómo el mundo a día de hoy se nos queda un poquito grande, hemos decido empezar por las montañas icónicas de nuestra tierra, los Pirineos, catedrales de roca dónde hemos crecido, luchado, acampado, llorado… Hemos coronado mucha cimas, pero también nos hemos perdido muchas veces… En resumen, “Think global, act local”

P- Tenéis un proyecto solidario de recuperación y acondicionamiento de refugios de montaña ¿Cómo funciona? ¿Pensáis en utilizar parte de vuestros beneficios para impulsarlo?

R- En nuestro entorno ya no solo aragonés sino nacional, tenemos muchísimas construcciones, bordas, casetas de pastores abandonadas y refugios libres. Hemos decidido apostar por adecentar, reconstruir y avituallar las que nos vayamos encontrando en nuestras aventuras. Tenemos varios colaboradores y estamos buscando más, que frecuentan rutas y van limpiando, equipando los diferentes refugios libres, que tenemos planificados para los próximos tres años. Aproximadamente un 5% de nuestros beneficios van destinados a estas acciones colaborativas.

P- ¿Cómo surgió vuestra idea? ¿Cuál es vuestro background? ¿Qué problema buscáis solucionar?

R- Tanto Teresa, como yo, Álvaro, hemos estudiado Ingeniería de diseño industrial y desarrollo de producto. Teresa se ha especializado en la comunicación, las artes visuales y diseño gráfico. Por mi parte me he especializado en una escuela de negocios en marketing y gestión de empresas. Además de haber lanzado varios proyectos de emprendimiento unos más exitosos que otros.

Buscamos solucionar todos los problemas que encontremos en la montaña, lo difícil es identificar problemas concretos. Una vez lo tenemos somos realmente buenos en dar con soluciones y prototipar rápido.  Por ejemplo, “queremos reducir el número de accidentes en montaña”, es un problema, pero no es nada concreto, necesitamos preguntarnos el por qué sucede eso y repetirlo muchas veces. Siguiendo con el ejemplo: “Porqué la gente se desorienta”  Volvemos a preguntarnos ¿Por qué? Existen mil casuísticas y el ejercicio de creatividad es muy divertido: Se quedan sin batería, no tienen experiencia en montaña, no van equipados con GPS ni mapa, señalética errónea… El proceso tiene una parte convergente y otra divergente, cuanto más se itera, más productivo es, por ello queremos ser un referente de innovación hablamos de innovar cuando introducimos un desarrollo o producto diferencial en el mercado y este lo acepta, pagando así por su implementación.

P- ¿Como empresa dónde os gustaría estar en 5 años? ¿Cuál es vuestra perspectiva de crecimiento? ¿Es vuestra idea escalable?

R- Cómo empresa, en cinco años, nos gustaría ser un referente en innovación, el primer proyecto que ha lanzado M.UP! de la mano de TrangoWorld ha sido “mapasdetela”, pero tenemos otras muchas ideas y prototipos que seguiremos lanzando. La escalabilidad de nuestros mapas es relativa, hemos ido creciendo de Aragón hasta al día de hoy, todo el territorio nacional. Nuestro siguiente paso es implementar cartografía internacional, tenemos ya algún prototipo de Nepal… Pero no vamos ahora a desvelar todos nuestros secretos. Tenemos acuerdos con Editorial Alpina, con Prames y próximamente con el IGN (Instituto Geográfico Nacional) para lanzar un proyecto muy bonito del que os contaremos próximamente. Hemos hecho ediciones para otros sectores, como para la zona ciclista del Sobrarbe con Zona Zero. Por supuesto en otros países tenemos mucho mercado, estaciones de esquí, monumentos naturales…

P- ¿Qué papel podría jugar un inversor en la empresa? ¿Existen ideas similares en otros países, tenéis competidores?

R- Ideas similares hemos visto alguna, pero con muy poquita difusión o con unos materiales y acabados menos tecnológicos y más humildes. Nuestro valor diferencial es tener un producto bien acabado, reciclado, reciclable y extremadamente duradero.

P- Habéis conseguido acuerdos con una de las editoriales de mapas más importantes de España, os veis dando el salto a otros países? ¿Os planteáis integrar inversores en vuestro proyecto?

R- Crecer requiere de inversión, ya sea capital propio, deuda o inversión privada, tenemos claro que en el corto plazo requeriremos de una primera ampliación de capital no para competir ya que el nicho es bastante amable, sino para escalar e invertir tanto en difusión como en ampliación de catálogo internacionalmente. Si un inversor privado entrara en la empresa nos gustaría buscar algo más allá del capital, buscamos un socio que idealmente tenga una estrecha relación profesional con el mundo outdoor.

Gracias a Álvaro Serrano, innovación y desarrollo en M.UP!. Entrevista por Héctor Sanmiguel, fundador en Artiga Partners.